6. Sus Milagros

June 24, 2013 in La Última Religión Divina ISLAM

Nuestro Maestro el Profeta Muhammad (que Allah le bendiga y le de la paz) realizó innumerables milagros. Citaremos a continuación algunos de ellos. Yabir (que Allah esté complacido con él) narró lo siguiente:

En el Día de Hudaybiya la gente tenía mucha sed y vino a donde estaba el Profeta. Había un odre de cuero lleno de agua frente a él y el Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz) comenzó a hacer wudu. La gente se fue acercando y el Profeta les preguntó:¿Qué sucede?’ Le dijeron: ‘No queda más agua para hacer wudu y para beber que la que hay en ese odre’. El Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz) metió su noble mano dentro del odre y agua fresca y limpia comenzó a brotar de entre sus dedos como si brotase de una fuente. Todos bebimos de ella e hicimos wudu.

Cuando le preguntaron que cuanta gente había ese día, Yabir contestó:

Incluso si hubiéramos sido cien mil personas, el agua que brotaba de sus dedos hubiera sido suficiente, pero solamente éramos mil quinientos.[1]

d

Cuando el Quraish le pidió que hiciera un milagro, el Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz) suplicó a su Señor y la luna quedó partida en dos. Este milagro fue visto desde todas partes. Cuando la luna se separó en dos mitades, una mitad se vio sobre la montaña de Abu Kubais, y la otra mitad sobre la montaña de Kuaykian. Los paganos de Mekka les preguntaron a los caravaneros que llegaban a la ciudad desde puntos muy distantes si habían visto la luna partida en dos mitades, y todos ellos ratificaron el suceso.[2]

d

El Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz) solía dirigirse a la gente en la mezquita ligeramente reclinado sobre un trozo de tronco de árbol. Cuando se construyó un mimbar para reemplazar al tronco, todos pudieron oír sus lamentos ya que ahora se le había retirado y el Profeta Muhammad (que Allah le bendiga y le de la paz) ya no se apoyaba en él.[3]

d

Abu Huraira (que Allah esté complacido con él) nos ha relatado:

Ibamos en una expedición con el Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz) cuando llegados a un punto vimos que los víveres empezaban a escasear. Decidieron sacrificar a algunas de sus monturas, pero ‘Umar (que Allah esté complacido con él) dijo: ¿No sería mejor -¡oh Mensajero de Allah!- que se juntasen todos los víveres que quedan y tú suplicases a tu Señor que los aumentase?A nuestro Maestro le pareció bien la propuesta de Umar. Aquellos que tenían trigo, trajeron el trigo; los que tenían dátiles, trajeron los dátiles; y los que tenían un hueso de dátil, lo trajeron.

La atónita asamblea que escuchaba las palabras de Abu Huraira, le preguntó:

¿Qué hacían con los huesos?

El Noble Compañero les respondió:

Cuando no había nada para comer, la gente los chupaba y después bebía agua.”

Y continuó:

El Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz) hizo un du’a (petición) a su Señor y aquellos restos de comida comenzaron a aumentar hasta el punto que todos pudimos llenar nuestros cuencos.

Con respecto a este milagro, el Profeta Muhammad (que Allah le bendiga y le de la paz) comentó:

Testifico que no hay más dios que Allah y que yo soy Su Mensajero. Aquellos que vayan al encuentro de Allah sin dudar respecto a estas dos proposiciones, entrarán en el Paraíso.” [4]



[1].      Bujari, Menakib, 25. En la misma fuente se relatan un sin fin de milagros del Profeta Muhammad (que Allah le bendiga y le de la paz).

 

[2].      Al-Qamar, 54: 1-3; Bujari, Menakib 27, Menakibu’l-Ensar 38, Tafsir 54/1; Muslim, Munafikin, 43, 47, 48; Tirmidhi, Tafsir, 54/3286; Ahmad bin Hanbal, I, 377, 413.

 

[3].      Bujari, Menakib, 25; Tirmidhi, Yumu’a 10, Menakib 6; Nesai, Yumu’a, 17; Ibn-i Mayah, Ikama, 199; Darimi, Muqaddimah 6, Salah 202; Ahmad bin Hanbal, I, 249, 267, 315, 363.

 

[4].      Muslim, Iman, 44. Con respecto a la vida, comportamiento y milagros de nuestro Maestro el Profeta Muhammad (que Allah le bendiga y le de la paz) ver: Ibn Ishaq, 150-767, La Vida de Muhammad, Oxford University, 1967; Mewlana Şıblı an-Numani, Sirat’n-Nabi, La Vida del Profeta, Lahor, Kazi Publications, 1979; Afzalurrahman, Enciclopedia of Sirah, Muhammad, London: Las Escuelas Musulmanes, 1982; Abdulahad Daud, Muhammad in The Bible, Devha (Doha): A Publication of Presidency, 1980; Martin Lings, Muhammad: His Life base don the earliest sources, London: The Islamic Texts Society, 1983; A.H. Vidyarthi, Muhammad in World scriptures, New Delhi: Deep-Deep Publications, 1988.