4. El Hayy y su Sabiduría

June 24, 2013 in La Última Religión Divina ISLAM

El hayy es un tipo de Práctica de Adoración que realizan los Musulmanes que poseen los medios económicos y la salud adecuados una vez en su vida, consistente en visitar la Ka’ba en Mekka durante unos cuantos días y llevar a cabo ciertos rituales. Es tiempo idóneo para adorar a Allah, para aumentar Su recuerdo y suplicarle el perdón y las bendiciones. Es un tiempo en el que todos los asuntos mundanos quedan atrás, y toda nuestra concentración se dirige a Allah. A lo largo de esos días vemos crecer en nuestros corazones la paciencia, la humildad, la sumisión, la sinceridad, así como una fuerte disciplina del tiempo y de la acción. Durante el hayy nos preparamos para la muerte y para el Día de la Resurrección. Durante el tiempo del hayy queda prohibido cualquier acto de violencia, ya sea contra plantas, animales o seres humanos. También queda prohibido pensar mal de la gente, ya que durante el tiempo del hayy hay una reconciliación universal. Nos movemos de un lugar a otro; realizamos determinados rituales sin más ánimo en el corazón que agradar a Allah y hermanarnos con el resto de los Musulmanes.

El hayy redirige a los Musulmanes a una vida espiritual. Todos los aspectos materiales de la vida han quedado suspendidos. La paz rodea a los millones de personas que cada año se congregan alrededor de la Ka’ba. No se puede cazar, ni siquiera se puede matar una mosca o arrancar una brizna de hierba. No se puede hacer daño a ninguna criatura de Allah.

Los Musulmanes que acuden al hayy se mantienen en una unidad espiritual, yendo juntos a los mismos lugares en los mismos tiempos. Conceptos tales como país, raza, color, moda, prestigio social, desaparecen, estableciéndose la hermandad islámica. Allí, el rico y el pobre, el hombre de negocios y el obrero, el sabio y el ignorante, los gobernantes y los súbditos, todos están juntos, vestidos con la misma ropa y alineados en la misma fila. Escuchan los problemas de sus hermanos y se van tejiendo amistades inquebrantables.[1]

d

Cuando observamos las formas de adoración que hemos visto hasta ahora, comprendemos enseguida que Islam es una forma de vida. No se trata de llevar a cabo una actividad religiosa durante unos días o unas semanas. Islam engloba a la vida entera desde el nacimiento hasta la muerte, y más allá de ésta. Timothy Gianotti, un Musulmán converso, profesor de la Universidad York de Toronto, dijo en una ocasión: “Cuando elegí Islam, me di cuenta que esta religión tiene por objeto convertir la tierra en un lugar de adoración. No es necesario irse a un monasterio. Por ejemplo, la salah es el medio más cómodo y práctico de recordar a Allah constantemente”. (Ahmet Böken – Ayhan Eryiğit, Yeni Hayatlar (Nuevas Vidas), I, 15-16.)



[1].      Para más detalles sobre el hayy, ver los siguientes sitios: http://www.islamicpublishings