B. TIPOS DE ADORACIÓN EN ISLAM Y LA SABIDURÍA QUE CONLLEVAN

June 24, 2013 in La Última Religión Divina ISLAM

Hasta ahora hemos hablado de la existencia de Allah, de Sus atributos, de cómo creó al hombre de la mejor manera, del gran honor que ha concedido al ser humano en el conjunto de la creación, y de cómo le ha provisto de facultades cognoscitivas que sólo él posee. Teniendo en cuenta todo esto, ¿podemos, acaso, afirmar que el ser humano no tiene ninguna responsabilidad sobre sus espaldas, ni tarea alguna que cumplir? ¿Podemos afirmar que la situación en la que se encuentra una criatura dotada de inteligencia superior y consciencia moral es la misma que la de los animales o los seres no-inteligentes? ¿Cómo podemos considerar que un ser así dotado no tiene otra misión en esta vida que comer, beber, dormir, reproducirse y después, tras un breve lapsus de tiempo, caer en la nada devorado por la muerte? Allah Todopoderoso ha dicho en el Qur’an:

“Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que me adoren.” (Adh-Dhariyat, 51:56)

“Y adora a tu Señor hasta que te llegue la certeza.” (Al-Hiyr, 15:99)

Adorar significa cumplir con las obligaciones propias de un siervo –obediencia y sumisión. En un sentido más amplio, adorar implica todos los actos que realiza un ser humano, sus palabras, sus emociones y pensamientos en un intento constante por agradar a su Señor. Adoración es un término que indica agradecimiento. El siervo de Allah agradece a su Señor todos los incontables favores que le ha otorgado sometiéndose a Su voluntad y actuando siempre de la forma que satisface a su Creador.

Los actos de adoración que realiza el siervo de Allah son, en realidad, para su propio beneficio, ya que esos actos son los que le salvan de caer en las redes de lo material, y los que le elevan hacia objetivos más altos y sublimes. La adoración ensancha los horizontes del ser humano.

Más aún, la adoración no sólo beneficia al hombre en lo concerniente a la vida en el Más Allá, sino también en su componente físico, ya que Islam es un sistema completo que no ignora ningún aspecto de la actividad humana; antes bien, los interrelaciona en un perfecto equilibrio. Por ello, la adoración aporta beneficios espirituales y materiales, que no siempre son evidentes para la inteligencia humana. No obstante, nuestro deber es realizar los actos de adoración de forma pura y con la intención de complacer a nuestro Señor, y no buscando beneficios mundanos. Sin embargo, como objeto de motivación, ofrecemos a continuación algunos de los beneficios materiales que aportan los actos de adoración: