10. La Facilidad (en las obligaciones religiosas) es Uno de los Principios del Islam

June 24, 2013 in La Última Religión Divina ISLAM

Nuestro misericordioso Señor siempre ha querido la facilidad para Sus siervos, y por ello ha hecho fácil cada aspecto del Islam. Allah Todopoderoso ha dicho en el Qur’an:

“Allah no impone a nadie sino en la medida de su capacidad…” (Al-Baqara, 2:286)

“Allah quiere para vosotros lo fácil y no lo difícil.” (Al-Baqara, 2:185)

“Él os ha elegido y no ha puesto ninguna dificultad en la práctica de Adoración.” (Al-Hayy, 22:78)

“Allah quiere aliviaros, ya que el hombre fue creado débil.” (An-Nisa’, 4:28)

El Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz) describe uno de los principios de la facilidad en el Islam de la siguiente manera:

Allah Todopoderoso ordena a Sus ángeles lo siguiente: ‘Si Mis siervos desean hacer algo malo, no se les anota hasta que lo hayan llevado a cabo. Cuando lo hacen, se les anota como una mala acción en su haber. Si desisten por Mí, se les anota como una buena acción en su favor. Si Mis siervos desean hacer una buena obra, se les anota a su favor aunque no lleguen a realizarla. Si llegasen a realizarla, la recompensa sería desde 10 hasta setecientas veces superior.” (Bujari, Tevhid, 35; Muslim, Iman, 203, 205)

Los Nobles Compañeros transmitieron que el Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz) era una persona amable y cordial con la que era muy fácil tratar y quien siempre facilitaba las cosas a los demás.[1]

Veamos algunos ejemplos que ilustran la facilidad que prevalece en todos los aspectos del Islam:

P  El hombre es responsable por aquello que está en su poder y en su capacidad. No se le pide nada que no pueda realizar, ni se le pedirán cuentas por ello, ni por aquello que era inevitable y estaba fuera de su control.

P  En Islam nos acercamos a la posición correcta gradualmente. Actos como beber alcohol, fornicar o cobrar intereses fueron prohibidos en varias etapas.

P  Es obligatorio hacer wudu con agua antes de la salah. Sin embargo, si no encontramos agua a una distancia razonable de donde nos encontramos, o está demasiado fría hasta el punto que tememos enfermar, podemos hacer wudu con tierra limpia (tayamum).

P  Los viajeros pueden reducir las cuatro partes de la salah a dos para contrarrestar la posible fatiga o falta de tiempo de las que pudieran adolecer.

P  Es obligatorio hacer la salah de pie (kiyaam). No obstante, si alguien se encontrase incapacitado para mantenerse en esta posición, podría realizarla sentado, acostado o con leves movimientos de cabeza según su condición física se lo permitiese.

P  No es necesario un lugar especial donde hacer la salah. Cualquier sitio es adecuado a condición que esté limpio. El Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz) dijo:

     “Se me ha hecho la tierra entera lugar para la adoración; así, pues, hacer la salah, cuando entre su tiempo, allí donde os encontréis.” (Bujari, Yayamum, 1)

P  El ayuno puede acarrear grandes dificultades para aquellos que estén enfermos o para los viajeros. Por esa razón son libres en cuanto a ayunar o posponer el ayuno durante el mes de Ramadhan para cuando hayan recuperado la salud o hayan vuelto del viaje.

P  Si hubiera una situación de inseguridad en el camino al hayy (peregrinación a la Mekka) por causa de alguna enfermedad contagiosa o por una guerra, los Musulmanes para quienes el hayy se había hecho obligatorio podrían posponerlo hasta que la amenaza hubiese cesado.

Como dijo nuestro Maestro el Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y le de la paz):

¡Las alabanzas a Allah que nos ha facilitado la Práctica de Adoración!” (Ahmad Ibn Hambal, VI, 167)



[1].      Muslim, Hayy, 137.